FANDOM


Ese Mayordomo, En Un Lugar Lejano es el capítulo 154 del manga de Kuroshitsuji

TramaEditar

Las traviesas criadas sé encuentran alteradas por la visita del barón; muchas preocupadas por lucir bien ante él señor de la casa, por lo que procuran arreglarse con maquillaje para estar presentables. Las infiltradas, 'Mey-Rin' y 'Lan-Mao' llegan al salón principal donde ven peculiar escena y le preguntan a Jane qué es lo qué sucede. Ella responde con un bostezo qué el barón regreso del parlamento anoche. Mey, incrédula y con signo de duda, pregunta sí el amo no se ofendería si ve a las criadas usando maquillaje.

Jane dice que allí no es así, él amo no se ofendería y que esta permitido. Las nuevas empleadas tienen que formase en primera fila y saludar al barón. Mey es completamente escéptica del trato especial de las criadas, diciendo que es descortés mostrase así frente al amo, pero al parecer este amo es ligeramente excéntrico.

El barón llega y saluda a las empleadas, preguntando a la ama de llaves sí algo ha sucedido durante su ausencia, la mujer le dice que han llegado cuatro nuevas empleadas. Los sirvientes sé colocan en la fila del lado izquierdo, mientras que las sirvientas se colocan del lado derecho, con las nuevas empleadas enfrente. Él hombre camina entre las filas y sé detiene frente a Mey y Lan-Mao, viendo que ellas son las nuevas. Las cuatro chicas sé presentan ante el amo: La primera es Mey, la segunda es Lan-Mao, la tercera es una mujer de tez oscura llamada Miranda y la cuarta es una mujer de dulce mirada llamada Annie. Él señor examina a las cuatro y sé acerca a la criada de la última de la fila quien le dice que le emociona tener nuevas empleadas y le pide que si necesitan alguna cosa sé lo digan a Abbie, la ama de llaves.

Después de la presentación, las sirvientas sonrojadas comienzan a hablar del Barón, Mey entiende porqué todas estaban emocionadas por su llegada, el barón tiene un aura de encanto. Annie toca su pecho soñadora y dice qué el amo es todo un caballero refinado y resalta su soltería. Miranda igual qué su compañera entrelaza sus dedos y pide ansiosa que algo suceda.

Jane sé burla de la situación, ya qué le parece de novela qué un noble cómo él sé enamore de una criada. Otra criada sé acerca y le dice qué es posible en esa mansión. Revela que él amo solicita a una criada a su cuarto cada noche, Mey sonrojada le pregunta si es verdad. La criada le testifica que es real, ya qué tuvo una compañera de cuarto que sé escapaba cada noche, pero que un día simplemente desapareció. Jane hipotiza que probablemente sé sentía incomoda después qué él amo sé aburriera de ella y escapo de nuevo a su casa, un dato que llama la atención de Mey.

Luego la criada qué explico el breve relato, sé entusiasma por la idea de tener el estatus de esposa para el barón. Las otras criadas ríen y le dicen que siga soñando. Abbie entra al salón donde se hallaban cotilleando las criadas y las regaña de estar parloteando, mandándolas a trabajar. La ama de llaves detiene a las nuevas y les pide qué se queden, les explica qué ahora qué el amo esta de regreso, tienen qué estar siempre presentables. Les pide que verifiquen constantemente sus muñecas qué son propensas a ensuciarse.

Las chicas proceden a revisarse, Annie al verificar sus muñecas, encuentra en el dobladillo de este el crujir de un papel, ella lo saca sorprendida, llamando la atención de las otras, a lo que sé da la vuelta y les sonríe, diciendoles que no sucede nada. Annie lee la nota con un sonrojo feliz en su rostro, mientras Mey la mira de reojo. La nota era pequeña, con un mensaje del barón, pidiendole qué lo encontrara en el cuarto posterior del tercer piso del ala oeste, abajo del mensaje estuvo escrito el nombre del barón "Cris Heathfield"

Mey le pide a Mao que sé quede en la habitación mientras ella va a investigar, y que si alguien va a la habitación que diga que ya esta dormida. Mao lo entiende y se despide de ella. Mey baja las escaleras con una vela, comprobando que era cierto lo de las luces apagadas a las diez. Merodeando en los pasillos, nota una puerta entre abierta, ella se acerca y observa la habitación; allí mismo él barón y la criada Annie sé encontraban teniendo relaciones sexuales.

Mientras Mey observaba, unas manos llegaron desde atrás y cerraron su boca ante el inminente grito.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.