FANDOM



AparienciaEditar

Cedric tiene el pelo marrón y los ojos marrones. Viste un traje de tres piezas compuesto por una chaqueta y chaleco marrón y una camisa de manga blanca. Además, lleva una corbata amarilla.

PersonalidadEditar

Cedric es un propietario ambicioso y relativamente próspero, decidido a adquirir una manofactoría de té que lleva un largo tiempo establecida. De cara a los demás, él puede parecer afable y civil, con quien tener una buena charla antes de discutir asuntos de negocio. Sin embargo, en realidad él es un hombre de negocios arrogante, codicioso e inmoral, como demostró a través de su explotación de las rutas del comercio del té para traficar con armas. Está dispuesto a eliminar a sus enemigos y obstáculos, pues ya había contratado a asesinos a sueldo para matar a Ciel Phantomhive, el Perro Guardián de la Reina. Es muy escéptico respecto a las capacidades del Perro Guardián y por lo tanto, busca deshacerse de Ciel sin fisuras, aunque es apenas un niño. De hecho, Cedric había declarado explícitamente que las dos cosas que más desprecia son "mocosos arrogantes" y "apuestas que no se ganan".

HistoriaEditar

Arco del Circo del Arca de NoéEditar

Cedric aparece en los titulares del periódico, ya que va a adquirir una manofactoría de té establecida desde hace mucho tiempo. Una noche, es invitado a cenar en la Mansión Phantomhive, junto a Lau y Lan-Mao, para hacer negocios. Durante el paseo en coche de caballos, Cedric apasionadamente le dice a Lau que tendrá éxito, incluso contra Ciel Phantomhive

Poco después, llegan a la Mansión Phantomhive, e intercambian algunas palabras con Ciel. Mientras que Sebastian Michaelis está sirviendo champán, Mey-Rin derriba accidentalmente una torre de copas. Sin embargo, Sebastian coge todas ellas antes de que el champán se derrame. Posteriormente, Cedric cena con Ciel, Lau y Lan-Mao. Cuando intenta empezar una pequeña charla, Ciel insiste en que Cedric se ponga manos a la obra. Entonces, declara que quiere que su nueva compañía "hará negocios con los niños para obtener una rentabilidad sostenida" y se propone colaborar con Ciel y la Compañía Funtom.

Más tarde, Cedric critica a Ciel a. Cuando expresa sus dudas, Lau afirma que Ciel es, de hecho, el Perro Guardián de la Reina Victoria. Cedric dice que el uso de rutas comerciales usadas para el té permite el comercio barato de armas, pero añade que ningún puerto le permitiría descargar dichas armas por temor al Perro Guardián. No está completamente convencido con el presunto poder del Perro Guardián. Lau pregunta acerca de sus planes y Cedric revela que a las ocho de la noche, eliminará a Ciel. Lau dice que esperará ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Cedric regresa al comedor donde están Ciel y Sebastian, y comenta que Lau se ha excusado por asuntos de negocios. Sebastian sirve el postre y sugieren que iría bien con el té aromatizado de Cedric.

Cedric se burla de Ciel por pensar de manera infantil y proclama que las dos cosas que más odia son "mocosos engreídos" y "apuestas que no se ganan". Son las ocho en punto. Cedric se esconde bajo la mesa, y Ciel y Sebastian son atacados por sicarios. Sin embargo, cuando Cedric se levanta de su escondite, se da cuenta de que las cosas han vuelto a la normalidad, lo ha imaginado todo. El comerciante está muy agitado y confundido. Mientras come, de repente escupe una bala, que Sebastian revela es de los sicarios que contrató, que habían llegado antes que él, durante la tarde y Sebastian ya los ha aniquilado.

Cedric está desconcertado por el hecho de que Sebastian los ha dejado a solas. Ciel dice que Lau le dijo que estaba traficando con armas en el mercado negro, y Cedric está aturdido por la traición de Lau. El conde declara que Lau siempre ha estado de su lado y no del de Cedric.

Cedric Corona

Impulsivamente, Cedric comienza a disparar su arma, pero en vano, ya que Sebastian logra capturar todas las balas. Destruye el arma de Cedric, haciendo que le sangre la mano. Cedric intenta huir, pero Sebastian lo detiene, afirmando que ha olvidado una cosa y pone una corona en la cabeza. Cedric lo llama un monstruo, y las luces se apagan. Sebastian está de acuerdo y muestra su forma de demonio.   Ciel le informa a Cedric que la razón por la cual nadie sabe qué castigo impone la Reina es porque "los muertos no cuentan historias". Tanto Ciel como Sebastian muestran sus sellos Faustianos. Cedric grita de terror antes de morir a manos de Sebastian.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.